Amenazas y desastres naturales

La ubicación de Nicaragua lo hace altamente vulnerable a desastres, tales como huracanes que causen inundaciones y deslaves, terremotos, incendios, sequías, tsunamis y erupciones volcánicas.

Se estima que durante las últimas 4 décadas, el país ha perdido cerca de $4000 millones de dólares en desastres, y casi nada de esto ha sido cubierto por seguros.

Los ciclones tropicales que atraviesan el país por el Atlántico cada año, provoca inundaciones y deslaves. El huracán Felix en 2007 y la Depresión Tropical E-12 en 2011 causaron la mayor cantidad de pérdidas humanas y daños a la infraestructura y al medio ambiente.

Los ecosistemas están bajo una gran presión por la deforestación, erosión del suelo, sedimentación y contaminación.

Existe una alta probabilidad de que estos eventos incrementen su frecuencia e intensidad debido al cambio climático.

irrigation canal  

Efectos en las personas

Los miembros de PfR se enfocan en áreas que sufren de sequias, inundaciones y deslaves, lo cual reduce la disponibilidad de agua e incrementa las enfermedades transmitidas por agua, aislamiento e inseguridad alimentaria.

La diversificación de medios de vida es baja: la mayoría de comunidades no produce más de tres cultivos. Ya que la agricultura dependiendo de la lluvia es altamente vulnerable al uso de métodos tradicionales y su productividad es baja.

El uso inadecuado de suelo, combinado con la degradación ambiental, incremento de la temperatura y las lluvias aún más impredecibles, erosionan la productividad.

¿Qué hace PfR?

En el departamento de Madriz, el cual pertenece al “corredor seco” de Nicaragua, la alianza de PfR está trabajando con las personas en dos cuencas del río, enfocándose en la reducción de riesgo a sequía, inundaciones, tormentas y deslaves.
Las actividades de manejo de desastres incluyen fortalecimiento de respuesta en emergencia, estrategias de adaptación al cambio climático, optimización del uso del suelo, ecosistemas y manejo de agua mejorados, mitigación de desastres y documentación de conocimiento local y tradicional.

En la Costa Caribeña, la alianza trabaja en asocio con actores gubernamentales y no gubernamentales para desarrollar una estrategia de adaptación al cambio climático para toda la región.
PfR también trabaja en escuelas y universidades enseñándoles a las personas sobre riesgos y lo que pueden hacer para reducirlos. Lleva a cabo campañas de información e incidencia.

300 240.jpg



El poder del juego

Las comunidades rio arriba y rio abajo de El Castillito y Moropoto en Nicaragua, experimentaron el poder del juego como una manera divertida y efectiva para promover el aprendizaje sobre la adaptación al cambio climático, reducción del riesgo a desastres y manejo sostenible de ecosistemas.

Con sus vecinos, amigos y socios de PfR, 12 miembros de la comunidad tomaron sus lugares alrededor de un tablero y jugaron; los jugadores representaban las comunidades río arriba y rio debajo de sus comunidades y tomaron decisiones sobre cultivos, protección de bienes y la alimentación de su familia – todo esto, mientras manejaban el riesgo (representado por los dados) de inundaciones y sequias.

El juego es una versión simplificada de la realidad que viven día a día. El diálogo que siguió al juego fue enriquecedor con observaciones sobre las estrategias de manejo de riesgo de los jugadores y las decisiones que tomaron en el contexto complejo de la vida real.

Nicaragua

Población total:
5,891,199

Ciudad capital:
Managua

Idioma:
Spanish (official), English and indigenous languages on the Caribbean Coast

Áreas de trabajo:
Madriz department, Autonomous Region of the Atlantic North (RAAN).

Socios implementadores:
Nicaraguan Red Cross Society, CARE, Instituto de Promoción Humana (INPRHU), Asociación de Municipios de Madriz (AMMA), Wetlands International, Red Cross & Red Crescent Climate Center

affiliates