Amenazas y desastres naturales

Las sequias e inundaciones estacionales son comunes en el Delta Interior del Níger, en Mali. La falta de lluvia en 2011 resultó en la inseguridad alimentaria a comunidades y sus ganados y acabó presionando a los sitios productores agrícolas.
Los impactos varían, desde un cambio en los patrones de las cuencas del río, cambio de uso de las fuentes de agua y suelo, sistemas tradicionales inadecuados de manejo y un desbalance ecológico.
Se espera que el cambio climático y la degradación ambiental agraven los retos existentes.

irrigation canal  

Efectos en las personas

En las comunidades de PfR, los agricultores, pastores y pescadores dependen casi en su totalidad en ecosistemas para medios de vida y de combustible.

Las comunidades ven las consecuencias negativas de la desviación de agua y la alteración del regímenes hídricos río arriba. Las medidas de irrigación río arriba tuvieron consecuencias adversas en la agricultura río abajo: las áreas irrigables se redujeron mientras que se incrementa el riesgo de inundaciones inesperadas.

El uso no-sostenible del suelo, lleva a la deforestación y a la degradación de pasto, lo que en su conjunto reduce la productividad agrícola y socava la cohesión social.

 

¿Qué hace PfR?

La alianza PfR está trabajando con las comunidades en las regiones de Tomboctou y Mopti, donde a las comunidades del proyecto se les presentan técnicas simples para fortalecer y diversificar sus medios de vida: semillas resistentes a sequias, rehabilitación de pozos y cultivo de huertos.
Los mecanismos de micro-créditos, tales como “bio-rights” y grupos de ahorro han sido establecidos. Los socios también han desarrollado soluciones híbridas en las que la construcción de diques se combina con plantación de árboles.

Ellos discuten con las autoridades sobre el impacto río abajo de la infraestructura utilizada río arriba, en la sabana, llevado a soluciones equitativas y sostenibles.

300 288 II.JPG

Negociación para la asignación de agua

Las comunidades en el Delta Interior del Níger de Mali, son altamente vulnerables a la sequía. Las crisis de seguridad alimentaria ocurren de manera frecuente. Los socios de PfR en Mali trabajan para incrementar la resiliencia de las comunidades a través de bancos de alimentos, diversificando la generación de ingresos y estableciendo micro-créditos y facilidades de ahorro.

Mientras tanto, una mayor amenaza se avecina: inversores extranjeros planean instalar programas de irrigación a gran escala, cientos de kilómetros en la parte alta del río, lo que reducirá la afluencia de agua en el río Níger en un tercio. Esto tendrá un impacto negativo en millones de personas en el delta; la tierra disponible para plantación de arroz disminuirá y los humedales se perderán, junto a sus recursos vitales.

El trabajo a nivel comunitario se complementa a través de un estudio científico para abordar estos temas a nivel de la cuenda. El costo-beneficio y los estudios de impacto ambiental están siendo subestimados para demostrar el impacto de las intervenciones propuestas.

Aunque se llevó a cabo una negociación exhaustiva con gerentes y planificadores de suelo, se espera que el agua pueda ser distribuida y salvaguardada no solo para las personas, sino para el ecosistema río abajo.

Mali

Población total:
14,517,176

Ciudad Capital±
Bamako

Idioma:
French

Áreas de trabajo:
Tombouctou, Mopti

Socios implementadores:
Wetlands International, CARE, AMPRODE Sahel, Organisation pour un Développement Intégré au Sahel, GRAT

affiliates